ConSumo Poder.

Uno de los puntos de inflexión en mi proceso de hacia un estilo de vida más auténtico, autosuficiente y satisfactorio fue el momento en el que tomé conciencia del poder del dinero y del hecho de que ese poder también está en mi bolsillo: todas y cada una de las monedas que gasto van a parar a una organización u otra, apoyando una manera de hacer u otra y ese poder está en mi control. De hecho, yo no gasto: invierto.

Por ejemplo: cada vez que elijo comprar en el colmado de la esquina en lugar de en el gran supermercado al que voy en coche, contribuyo en mantener el negocio local, evito el consumo de gasolina y eso que me ahorro, más la emisiones de CO2, activo mi cuerpo, contribuyo a mantenerme saludable al caminar hasta la tienda y seguramente no caigo en la tentación de comprar cosas que no están en mi lista de la compra y me ciño a comprar sólo las cosas que son necesarias.

Cada vez que elijo un producto ecológico, aparte de obtener un producto más saludable, invierto en la limpieza de nuestros suelos y acuíferos y cada vez que compro un producto de comercio justo me satisface saber que ese pequeño productor colombiano ha podido vender su cosecha a un precio razonable sin sufrir la extorsión de todos los poderosos intermediarios dignificando así su trabajo.

Y cada vez que elaboro un producto casero, utilizando los elementos que la naturaleza a mi alrededor me brinda con generosidad, dejo voluntariamente de apoyar al sistema de consumo capitalista que solo aporta frustración e infelicidad.

Estos actos que acabo de describir entran dentro de lo que se viene llamando Consumo Responsable, o Consumo Consciente. A mí me gusta llamarlo ConSumo Poder, porque con sumo poder, conciencia y responsabilidad, hago lo que está en mi mano para habitar la realidad que quiero.

Recuerda: el poder está en tu bolsillo.

En las próximas semanas compartiré recetas caseras para sustituir productos comerciales de uso habitual, consejos e ideas para ayudarte en tu camino hacia el consumo responsable y la autosuficiencia. ¡Suscríbete al Newsletter de nuestro blog y no te pierdas ni uno!

Escribe tu comentario