Los mil y un usos de las cenizas.

Cómo hacer un Dentífrico con ceniza.

Tengo que admitir que la primera vez que alguien me contó que recordaba cómo sus abuelos se lavaban los dientes con ceniza se me revolvió el estómago e incluso me dio hasta un poquito de asco … acostumbrados como estamos a las ‘sonrisas dentiflor’ anunciando esas pastas de dientes en tubitos, blancas y brillantes de olores sospechosamente intensos y espuma abundante.

Meses más tarde, intercambiando saberes en un taller presencial de elaboración de lejía de ceniza, una persona contó cómo su abuela, que mantenía su dentadura intacta a los 80 años, tenía la costumbre de masticar hojas de salvia y lavarse los dientes con ceniza de rosal :0. La imagen de esa abuelita de dientes sanos y resplandecientes borro de mi mente cualquier atisbo de asco y con abundante tiempo entre mis manos éste verano me puse manos a la obra para preparar un mejunje de mi invención del cual estoy muy satisfecha.

Una vez investigadas las propiedades de las diferentes plantas y especias que tenía a mi alcance, me decidí por ésta receta de mi invención inspirada por las pastas de dientes ayurvedicas, menos dulces y más aromáticas:

Pasta de dientes elaborada con cenizaA una buena cantidad de bicarbonato sódico, conocido por su efecto bactericida y su poder blanqueador, le añadí una cucharadita de hojas de salvia seca por su acción antimicrobiana y su capacidad de combatir el mal aliento, otra de clavo de olor por sus propiedades analgésicas, anestésicas y antiinflamatorias y otra de hojas de menta seca por su aroma refrescante. Y, cómo no, una cucharadita de ceniza de madera bien limpia y tamizada, que contribuye con sus propiedades desinfectantes debido a su alcalinidad y por su poder abrasivo.

Metí todos estos ingredientes secos en un molinillo de café y ¡voilá! El resultado es un polvo que guardo en una lata suficientemente ancha en la que presiono ligeramente el cepillo mojado y bien escurrido. (No te asustes, puede que tiña tu cepillo, pero no tus dientes!)

La sensación de limpieza, frescor y suavidad en los dientes es inigualable; la satisfacción de no tener que comprar mas pasta de dientes, ni su envase plástico correspondiente, no tiene precio.

Y tú, ¿cómo te lavas los dientes?

Algunos consejos para preparar tu pasta de dientes casera:

Asegúrate de que todos los ingredientes quedan bien molidos y si es necesario pásalos por un colador muy fino para evitar la sensación desagradable de encontrarte algún ‘palito’ que puede lastimar tus encías.

Cómo hacer dentífrico con cenizasPara mantener el dentífrico lo más higiénico posible, yo lo guardo en un bote grande y voy rellenando frecuentemente la lata donde presiono el cepillo, así evito que se vaya empastando por la humedad del cepillo.

Existen muchas otras plantas y especias comunes con efectos beneficiosos para mantener la boca sana; en mis próximos experimentos probaré a añadir anís o canela por sus propiedades y aromas, estevia para endulzarla, o semillas de hinojo para refrescarla.

Escribe tu comentario